Slider

18.5.11

R Q I E M


V.I.C

El primer epíteto que se me viene a la cabeza al escuchar el poema Kannon Volex Monitor de Viktor Ibarra es "Griefer". Su Poesía molesta a las buenas conciencias, irrita, a lo racional, a la poesía de lugares comunes con palabras comunes, la rompe.
Irrita y desestabiliza. Reta. Viktor Ibarra es un poeta killer de otros poetas. Sus poemas agreden y pueden ser violentos. Amedrentan, atormentan y frustran. Son de naturaleza violenta y enérgica, desestabilizadora.
Destruir. A los poetas del establishment. A los pseudopoetas. A los que cacaraquean como gallinas, a los falsos profetas, a los aficionados, a los clubs de artistas, los merolicos del megafono, de las publicaciones autocomplacientes, poetas burgueses, ser un griefer, terrorista y vago, vivo. Suicida. Kamikaze.
Es difícil compartir lecturas o performance con Viktor, porque siempre va hacia el límite, se coloca al borde del abismo y uno termina por huir, escabullirse. Viktor se convierte en las lecturas en el poema mismo, con rupturas. navajazos. cortes, sangre. reto. desafío.
Al mismo tiempo, no podemos rechazar la belleza. Si esto no es Poesía me cago en Dios, me cago en el Dios de los poetas. Recomiendo activar los audios, recostarse, subir el volumen, emprender el viaje. Un viaje diferente. Destroza nervios.

Kannon Volex Monitor es un no poema, es un texto desestabilizador de la poesia. Enhorabuena.

Edgar Artaud

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada